10 trucos sencillos para pintar sin manchar

10 trucos sencillos para pintar sin manchar

La idea de pintar nosotros mismos en casa, ya sean las paredes o algún mueble, puede llamarnos la atención. Es cierto que nos ahorramos el precio de la mano de obra, pero en ocasiones es mucho más cómodo dejar la pintura a manos de un experto y olvidarnos de manchar al pintar, además de garantizarnos buenos resultados. ¿Tienes un presupuesto ajustado o te apetece pintar tú mismo? Nosotros queremos ayudarte con algunos trucos de pintura para no manchar que te facilitarán mucho la tarea de limpieza posterior. ¡Toma nota!

Utiliza cinta de carrocero para delimitar los bordes al pintar

Aquí no hay mucho truco, solo cubrir y proteger todo lo que no quieras que se manche. Y cuando decimos todo, queremos decir todo, todo y todo. ¿Crees que tu buen pulso es suficiente para no manchar el rodapié cuando pintas la pared? ¡Error! La cinta de carrocero y el papel encintado son tus mejores amigos a la hora de pintar. No te confíes y cubre rodapiés, enchufes, marcos de puertas… Más vale prevenir que lamentar.

[BLOG] Cómo elegir el color de pintura para tus paredes.

Pinterest

¡No olvides proteger el suelo cuando pintes!

Las salpicaduras de pintura son imposibles de evitar, te lo advertimos. Por mucho cuidado que tengas, es importante cubrir los suelos y los muebles. Las salpicaduras pueden ser minúsculas, pero limpiarlas después es mucho más difícil.

Cubre los pomos de las puertas y otros herrajes

Para un resultado ideal, siempre será mejor pintar puertas o cajones sin pomos y colocarlos una vez secos. Cuando no es posible, este truco nos ayudará a proteger esas zonas complicadas con formas difíciles de proteger con cinta. Con papel de aluminio, envuelve bien los pomos o las bisagras, facilita mucho el trabajo.

Comprar pintura para paredes en nuestra tienda online.

Pinterest

Evita mancharte las manos y brazos al pintar

Proteger tus brazos y manos de las gotas de pintura cuando los llevamos al descubierto es tan fácil como utilizar crema hidratante. Aplícate una buena capa de crema hidratante o vaselina y las manchas de pintura saldrán antes al limpiarte.

Agujerea el borde de la lata de pintura

Nada más abrir la lata de pintura, con un clavo y un martillo haz un agujero en el borde de la misma. Es el lugar donde se acumula la pintura y así permitiremos que se filtre hacia abajo. Nuestro objetivo es mantener el borde limpio para cuando lo cerremos y que no se ensucie la lata, así que presta también atención al siguiente truco.

Vierte la pintura con cuidado

Es fácil que al verter la pintura en la bandeja acabemos con el bote de pintura totalmente pringado. ¡Otra vez la cinta de carrocero viene a salvarnos! Corta dos tiras y colócalas sobre la parte superior haciendo una V, para estrechar la parte por donde sale la pintura. Al echarla, termina con un pequeño giro de la lata para que la última gota no acabe en la parte exterior.

El truco de la goma elástica para pintar sin manchar

Utiliza una goma elástica para quitar el exceso de pintura de la brocha y así evitar hacerlo en el borde. Es un un truco para no manchar al pintar sencillo y que funciona muy bien. ¡Pruébalo y ya verás!

[BLOG] 12 DIY para aprovechar los restos de pintura.

Cubre la bandeja de pintar con fundas desechables

Limpiar la bandeja de pintar es un rollo, eso está claro. Las fundas desechables son baratas y cuando terminemos solo hay que tirarlas. Es un coste mínimo que nos hará ahorrar tiempo y trabajo. ¿No tienes fundas a mano? Prueba a cubrirla con papel de aluminio o introdúcela dentro de una bolsa de plástico, puede sacarte de un apuro en un momento concreto.

Usa vinagre para limpiar las brochas

Dependiendo del tipo de pintura que utilices (acrílica o sintética), limpia las brochas nada más terminar con agua jabonosa o con disolvente. Termina después con un buen chorro de vinagre para quitar los restos y dejarlas suaves y listas para el próximo uso.

Consigue toda la pintura que necesitas en Servicolor.

¿No has terminado de pintar?

A veces un día no es suficiente para terminar nuestro proyecto de pintura. Si dejamos las brochas sucias de un día para otro se estropearán y puede resultar difícil recuperarlas, lo que implica que tenemos que limpiarlas. Para evitar ese proceso, podemos meterlas en una bolsa bien cerrada y conservarlas en el frigorífico hasta el día siguiente. ¡Y simplificar la limpieza!

¿Tienes algún truco de pintura más que quieras compartir?

Deja un comentario

Cerrar menú