¿Cómo afecta la luz natural al color?

Los colores en nuestro hogar varían según la cantidad y el tipo de luz que incida sobre ellos. Por ese motivo, debemos también tener la iluminación en cuenta al elegir los tonos de pintura que queremos para nuestra casa. No es lo mismo pintar una habitación con grandes ventanales y una gran cantidad de luz natural que un cuarto de baño con una pequeña ventana, ¿verdad?

La luz natural varía a lo largo del día, según la estación del año y, por supuesto, dependiendo del tiempo que haga. Está claro que en verano nuestros hogares estarán mucho más iluminados que un día nuboso de invierno, pero además de esas diferencias inevitables hay algunos consejos que podemos seguir para elegir el color de la pintura de nuestras paredes fijándonos en la orientación de nuestro hogar.

Compra pintura para paredes y techos online.

¿Cómo afecta la luz natural al color?

Habitaciones orientadas al norte

En la cara norte de nuestra casa, el sol dará sólo en verano, a primera hora de la mañana y última de la noche. En invierno, estas estancias resultarán más frías y la iluminación será peor. Si queremos crear una sensación acogedora en ellas, es mejor utilizar tonos claros y más bien cálidos para contrarrestar el efecto que produce una luz natural pobre. Evita colores con una base gris, verdosa o azulada y opta por los amarillos o rosados. Asegúrate también de colocar espejos que reflejen la luz y plantéate utilizar pinturas satinadas o incluso atreverte con las metalizadas. ¡Las superficies reflectantes son tus aliadas!

[BLOG] Consejos para elegir la pintura blanca perfecta.

¿Cómo afecta la luz natural al color?

Habitaciones orientadas al sur

Por el contrario, las habitaciones orientadas hacia el sur reciben una buena cantidad de luz natural durante todo el día, sobre todo en invierno, primavera y otoño. Pero no pienses que en verano te librarás de la iluminación directa, el sol caerá sobre tus habitaciones situadas en el sur durante las horas centrales del día, cuando más calor hace.

A la hora de decorar, esta luz extra y cálida es muy favorecedora. La mayoría de colores funcionarán bien y aquí puedes decantarte por colores de base más fría. Los azulados y verdosos quedarán muy bien e incluso puedes incorporar tonos oscuros sin correr grandes riesgos. Sobre todo si tienes grandes ventanales, los colores más oscuros pueden ser una alternativa muy llamativa para dar un toque dramático a tus estancias.

¿Cómo afecta la luz natural al color?

Habitaciones orientadas al este

En el este tendrás luz natural directa durante todo el año desde el amanecer hasta el mediodía. Aquí aconsejamos tonos claros para no perder la luminosidad a mitad del día. Son válidos tanto los colores fríos como los cálidos y puedes añadir algún tono más oscuro para crear contraste sin temor a que quede un cuarto demasiado sombrío. Así además los colores claros seguirán destacando aunque la luz cambie.

[BLOG] 12 colores brillantes para pintar los días grises.

¿Cómo afecta la luz natural al color?

Habitaciones orientadas al oeste

La luz natural incide en el oeste desde mediodía hasta la puesta de sol, justo al contrario que en el caso anterior. Al atardecer la luz es más cálida que durante la mañana, así que puedes seleccionar tonos fríos para tus paredes y así contrarrestarla un poco. Ten en cuenta también en qué habitaciones pasas más tiempo según la hora del día y que nuestras orientaciones son para el hemisferio norte, no vayas a aplicar nuestros consejos justo al contrario ;).

Toda la gama de pinturas disponibles en Servicolor.com.

¿Cómo afecta la luz natural al color?

Por último, antes de pintar por completo una habitación, utiliza un pequeño truco: elige la pintura que quieres y aplícala sobre un folio para observar cómo varía a lo largo del día con las distintas cantidades de luz. ¡Así seguro que no fallas!

Un comentario sobre “¿Cómo afecta la luz natural al color?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *