Productos

FAUS Industry Tiles

FAUS Industry Tiles 

Hay 18 productos.
por página

El suelo laminado Óxido Nuage Bevel posee unos tonos grises de absoluto realismo y belleza. Crea un ambiente único y duradero con este suelo premium con resistencia al agua. Se entrega en cajas indivisibles que contienen 2,13 m² de suelo por paquete. Precio de compra por caja. SOLICITA PRESUPUESTO

57,11 €

26,82 € por m²

¡RODAPIÉ BLANCO GRATIS CON TU PEDIDO!

El suelo laminado Pompei Negro de Faus Industry Tiles tiene un aspecto de baldosas cuadradas de piedra oscura muy elegantes. Se entrega en cajas indivisibles que contienen 2,07 m² de suelo por paquete. Precio de compra por caja. SOLICITA PRESUPUESTO

58,53 €

28,28 € por m²

¡RODAPIÉ BLANCO GRATIS CON TU PEDIDO!
Mostrando 17 - 18 de 18 artículos

Con FAUS Industry Tiles, descubre la gama más industrial de suelos laminados FAUS. Es adecuada para uso doméstico y comercial gracias a su gran calidad y garantía. La tecnología jointguard proporciona una protección total de las juntas entre las lamas, extendiendo la protección de la capa superior a los bordes. Los suelos FAUS Tiles incorporan también la tecnología microbevel, que consiste en la reproducción fiel de los microbiseles en cada lama, dando una sensación de enmarcado realista. ¡Los suelos de baldosas FAUS Tiles están hechos para vivirlos!

Dimensiones de los suelos FAUS Industry Tiles

- Largo: 120 cm
- Ancho: 30 cm, 40 cm o 60 cm (según modelo)
- Grosor: 8 o 12 mm

Variedad de suelos laminados FAUS Industry Tiles

Los suelos laminados Industry Tiles incluyen cerámicas metalizadas, pizarras, mármoles y cementos, para crear una colección de suelos que combinan un aspecto totalmente natural con una gran variedad de formatos de lama. Desde el cemento al terrazo, pasando por una gran gama de óxidos. En los suelos laminados FAUS Industry Tiles los grandes protagonistas son los materiales industriales y las tonalidades de gris, con una gran gama entre el blanco y el negro. No te resistas a llevar a tus suelos materiales tan poco convencionales, ¡el que no arriesga no gana!